EN ROSARIO, MAS DE 7 MESES DE ESPERA PARA EL PASAPORTE ITALIANO

Servicios Consulares desastrosos, no por culpa de los empleados. El Gobierno italiano debe hacerse cargo de la situación.

La situación de la Red Consular, y de los servicios que debe proporcionar, ha llegado ahora al borde del colapso. Sólo el profesionalismo y el compromiso del personal, cada vez más reducido en número, logra mantener el pie un sistema sobrecargado de trabajo.

En el Consulado de Rosario, el ciudadano italiano que hoy (23 de febrero) pide una cita para obtener o renovar su pasaporte, encuentra turno recién para el 12 de octubre. Sí, más de 7 meses de espera!. 
Si se trata en cambio de la obtención de la ciudadanía italiana
, desde que pide el turno hasta la terminación completa del trámite tendrá que esperar 72 meses. Pero todavía es afortunado, porque el Consulado de Rosario es uno de los pocos que no ha introducido el sistema del prenota on line para los turnos de ciudadanía: por eso por lo menos logra obtener un turno. En el Consulado de Buenos Aires, sin embargo, donde por ejemplo para el mismo trámite de reconocimiento de la ciudadanía se debe pedir turno mediante el prenota on line, el sistema se abre automáticamente cuatro días a la semana (domingo, lunes, miércoles y jueves), pero es tan poca la disponibiidad que los turnos se agotan en pocos minutos, y la probabilidad de obtenerlo es inferior a ganar la lotería. Los residentes en la Circunscripción Consular de Córdoba son todavía más desafortunados: allá, el sistema de abre solo una vez al mes, el primer día hábil. Y estamos hablando de un derecho humano elemental: la propia ciudadanía. 

Es sabido que la situación no es nueva y que viene desde hace varios años. Pero el actual Gobierno del Partito Democratico no puede eximirse de su responsabilidad, más cuando ha sido el introductor de la RIDICULA TASA DE 300 euros para el reconocimiento de la ciudadanía. Cien euros más de lo que paga un extracomunitario para el “mismo servicio” en Italia.
Trecientos euros, que gracias a la última Ley de Presupuesto, serán destinados sólo en parte -sí sólo en parte- a los Consulados.
Pero atención, dificilmente los ingresos de esta tasa irán a mejorar los servicios consulares, teniendo en cuenta que continúa no sólo la prohibición en la ley de presupuesto a la asunción de personal del Ministerio del Exterior, sino también el límite para contratar personal local. En pocas palabras, sólo cuando sea dictado el decreto reglamentario (y sería bueno saber cuándo el Gobierno prevee hacerlo) los Consules tendrán sí a su disposición un tercio del ingreso de la famosa tasa, pero no podrán con ese dinero contratar personal destinarlo a mejorar los servicios consulares.
Entonces, y no obstante los aplausos de los Parlamentarios PD elegidos en el exterior y de los dirigentes locales del PD, la cola de espera para el reconocimiento de la ciudadanía y la obtención del pasaporte continuerá a crecer.
La falta de una verdadera política del Gobierno en este campo se evidencia también en otro tema: la siempre menor disponibilidad, del siempre más reducido número de funcionarios de planta permanente, de aceptar destinos en áreas lejanas, como Sudamérica. Claramente si al sacrificio de trasladarse al otro lado del océano, se agrega la reducción del ISE (el plus por servicio fuera del país) y el incremento del costo de vida (en dólares) en nuestro continente, serán siempre más las sedes consualres que no lograrán cubrir las vacantes.
La distribución del personal de planta permanente entre los Consulados de un mismo país, es ridícula: mientras algunos Consulados cuentas con más de 50 funcionarios de planta, otros (como Bahía Blanca) cuentan con uno sólo.
Es cierto que el personal contratado localmente es importantísimo y desearíamos que sean simpre más, pero es también verdad que las funciones a ellos atribuídas son diversas y que, frecuentemente, el incremento sólo del personal local produce un efecto “cuello de botella”. En efecto, sin funcionarios de planta suficientes los trámites llegan sólo hasta un cierto punto, en el cual deben intervenir éstos, aumentando sólo el atraso.
Pero las dificultados no sólo afectan a la colectividad italiana (es decir, los ciudadanos y los que tienen derechos a ser reconocidos como tales). Los problemas se refiere también a los extranjeros que, por ejemplo, quieren obtener una visa de estudiante.
Debido a la escasez de personal, muchos Consulados en Argentina non ya no proporcional el servicio visas y los estudiantes deben hacer, 1000, 1200 km para completar el trámite en Buenos Aires.
No nos soprenda entonces, a pesar de la cercanía cultural con Italian, prefieren universidades no italianas para realizar sus doctorados y perfeccionamiento en el exterior.
Volvemos a decirlo: es necesario que el Gobierno, que el Partido Democratico que con sus aliados son mayoría en el Parlamento, decidan finalmente hacer frente a esta situación. Que hagan un verdadero cambio de política, no sólo parando el cierre de Consulados, sino reabriendo aquellos suprimidos -como Montevideo-, y sobre todo reabriendo la asunción de personal de planta para destinar en el exterior (con la atualización del ISE) y de personal local, de modo de dar a nuestra Red Consular la consistencia que Italia se merece, si quiere ser un país que tenga un peso en el mundo. 
Nosostros del MAIE no dejaremos jamás de luchar por una Red Consular más eficiente y a la altura del rol de Italia en el Mundo, y cuando estemos en el gobierno (estamos convencidos que primero o después sucederá) éste será el primer tema que enfrenteremos para solucionar definitivamente los problemas que afligen a nuestros connacionales residentes en el exterior